viernes, 19 de diciembre de 2008

¿Y dónde putas está mi cicla?


Ante todo me disculpo por esa palabra extraña y fuerte en el título de esta crónica; debí de haber puesto ‘bicicleta’ para que se entendiera mejor, pero comúnmente la conocemos como dice en el título.

Tengo un leve empute, sumado a una rabia canina con virus baboso y algo de decepción. ¿La razón? Pues luego de estar casi tres meses por estas tierras australianas, donde tratamos de alejar un poco el fantasma de la inseguridad que lamentablemente nos aqueja, aquí nos ha tocado vivirla.

El viernes pasado por una situación externa climática – estaba cayendo un aguacero tremendo- opté por dejar mi cicla al frente de la escuela, con el casco y su respectivo candado, atada a una señal de tránsito. En Sydney, y supongo que en toda Australia, es común que los ciclistas dejen sus bicicletas en postes, señales de tránsito o parqueaderos especiales para éstas; tan solo las aseguran con un candado y listo. Sin embargo, cuál sería mi sorpresa cuando al otro día fui a recogerla y ¡chispas! ¡zambomba! ¡recórcholis! , no estaba!

Entonces me hice esta pregunta ¿y dónde putas está mi cicla?. Pues sí, me la robaron. Aunque por un momento me ilusioné y pensé – bueno estamos en Australia, seguramente la policía la tomó por haberla dejado parqueada toda la noche, etc... etc... Aunque no era la primera vez que dejaba la bicicleta toda la noche. Definitivamente buscando excusas estúpidas pues aún me resignaba a creer que en una calle tan transitada de Australia como lo es Oxford Street, mi bicicleta había desaparecido.

A la fuerza tocó hacer de tripas corazón y asumir la pérdida del caballito de acero. Hacerle un pequeño homenaje a aquella amiga con la que compartí días de trabajo, lluvias torrenciales, vientos que tumbaban y una que otra disputa con más ciclistas.

En fin, la bicicleta había desaparecido. Como estamos en un país extraño y empujado por la malicia indígena de la cual aún no me desprendo, decidí ir a la estación de policía pues me inquietaba pensar qué podría hacer un malandro con esa bicicleta; según pude averiguar en ocasiones algunos personajes llamados localmente “junkies” o “jóvenes basura”, llamados así pues van por la vida sin saber para dónde coger, todo les vale mierda y le buscan problema a medio mundo, salen en las noches y si ven una bicicleta dando papaya se la roban, la cogen a patadas o la desvalijan; y así hacen en varios sitios, como en los trenes, los buses y otros sitios donde uno encuentra sus huellas: grafitis, basura o monumentos dañados por estos personajillos del bajo mundo.

Otra hipótesis de personas que ya llevan su tiempo viviendo aquí es que algunos drogadictos roban las bicicletas para regalarlas por algunos dólares o lo que les den, y así poder alimentar su vicio. En definitiva, el “primer mundo” me daba la bienvenida, como decía mi amiga, la ballesticas.

En la estación de policía me hicieron un interrogatorio como si me hubieran robado un Ferrari, e intuí que de pronto al hacer tantas preguntas era porque allí la tenían y buscaban verificar que era el dueño. Presenté recibo de compra, cédula, fotos, pasaporte, mejor dicho, sólo faltaba el dato del kilometraje o cuándo le había hecho el último cambio de aceite. Al final del interrogatorio me dijeron “Haremos el informe y lo llamaremos para darle el número del mismo”. ¡Plop!

Aún no lo creía, pero había pasado. Algunos amigos y gente cercana no lo creían, pero definitivamente había sido una piedra negra en el camino. Y lamentablemente había vuelto en mí el síndrome de no dejar nada “por ahí”. Estaba comenzando a confiar, incluso algunas veces había dejado mi computador portátil en la biblioteca de la escuela y no había pasado nada. Comenzaba a creer, y zas!!

Narré la historia varias veces a personas cercanas, y bueno había aprendido la lección. Incluso alcancé a sentir algo de culpa por haberla dejado toda la noche allá.
Listo, asumimos la pérdida. Por el momento comencé el proceso de buscar otra bicicleta para reponer la robada. Aquí es muy beneficioso tener una pues se ahorran varios dólares en transporte y cumple uno con su cuota de ejercicio.

Luego de varios días y creyendo haber superado el incidente, cierta mañana nos levantamos para ir a la escuela. Juanito salió media hora más temprano, pues yo tenía el último día de clase y la escuela había preparado un barbecue en la playa. Juanito se despidió como de costumbre. Yo ya estaba frente al computador organizando unos trabajos para Colombia, cuando de pronto sentí que Juanito había regresado.

Inocentemente pensé que había olvidado algo, cuando abrió la puerta y simplemente pronunció “Luchito, me robaron la cicla”. ¿Qué? No sea tan hijue!! ¿Otra vez?. Nos mordió el marrano y por partida doble. Pues sí, bajé a mirar y efectivamente habíamos sido víctimas por segunda vez de estos hamponcitos que no lo pueden ver a uno juicioso trabajando para buscar la papita diaria.

En esta ocasión, la ratita no pudo desarmar el candado, pues tenía signos de ser forzado, entonces no tuvo problema en desarmar la rueda trasera y dejarla ahí para llevarse el resto de la bicicleta.

Obviamente siendo realista uno es consciente de que fue un hecho aislado, que este es un país seguro en muchos aspectos, pero da mucha rabia que haya pasado dos veces, y más cuando necesitamos las bicicletas. He aprendido a no pensar tanto en el dinero y ser más desprendido, pero la pérdida fueron casi 500 AUD.

En fin, ya conseguiremos otras, o como dijo un gran amigo que conocimos aquí.
Todo en la vida pasa por algo, a lo mejor no nos convenía tener más esas bicicletas. ¿Será cierto? , ¿Será que ya es hora de comprar carro?.

Seguiremos rodando por este país…


Cambiando de tema, por estas épocas navideñas, las cuales aquí no es que se vivan en grandes derroches de luces y novenas, por lo menos en la ciudad.

Me han dicho que en los suburbios se prende más la fiesta. Aprovecho la ocasión para agradecer a todas las personas que en algún momento se cruzaron por mi camino y me apoyaron para poder estar aquí.

A todos mis amigos les doy las gracias y les deseo lo mejor; a mis enemigos también, que sigan haciéndome la vida difícil para buscar nuevas formas de enfrentarla, pues como decía mi gran querido profesor Fernando Cvitanic, en alguna clase sobre liderazgo, que aquel que le cae bien a todo el mundo, está condenado al fracaso.

Este año ya pasa y hay cosas que debemos dejar atrás, no seguir en algunos círculos cansones y dañinos, esperando cosas que nunca van a llegar, o buscar estar vinculado a personas que no quieren estar vinculados con nosotros. Hay que cerrar círculos, dejar ir, respirar, y dejar pasar.

No olvidemos también romper las reglas de vez en cuando. Qué aburrida la vida cuando todo se programa, cuando se hace lo mismo de 8 a 5, o cuando siempre se pide el mismo combo en McDonalds. ¿Siempre me pregunté por qué todos los días se va de corbata al trabajo? ¿Qué se nos pide, corbatas multicolores o ideas multifuncionales? . Luis Obregón, no me regañe muchacho.

Todo lo que uno quiere hacer en la vida, lo puede hacer. No hay barreras físicas, sólo mentales. El poder de la mente es impresionante.

Nunca digan NO PUEDO, ES IMPOSIBLE, NO CREO QUE LO LOGRE, pues el cerebro se cree eso y de ahí no los saca nadie. A pesar de las posibles dificultades que nos presenta la vida, hay que ser positivo; así un día se levanten y les hayan robado las bicicletas.

Pensar siempre en grande, y no ser amarrado con el dinero. En la medida en que hagamos circular el dinero, así mismo éste regresa.

Si uno busca siempre lo más barato, el 2 por 1, ir a comprar al totazo o al hiperzapatazo, así vivirá toda la vida pues el dinero sólo le fluirá para eso. Si quieren comprar algo que vale más de lo que ganan, nunca digan: NO ME ALCANZA. Simplemente pregúntense qué deben hacer para conseguirlo; el cerebro comenzará a producir ideas.

Póngase metas para el otro año, pueden ser poquitas, unas 32 para comenzar. Escríbanlas donde siempre las vean y se las estén recordando. Comenzando desde las pequeñas, las que se pueden lograr en unos días, o en unas horas. Pedir siempre el favor, y dar las gracias. Sonreír.

Hacer algo por los demás – ojo, que no sea mantener- No me odien, pero cuando se ayuda a alguien siempre, eso genera dependencia. Siempre buscarán ayuda en ustedes, y eso ata a las personas, mata cerebros y cuando usted diga NO, se gana enemigos.

Aprender algo todos los días. Yo ya sé decir hola y adiós en chino. Se lee “nijao” y “saiyien”

Bueno, perdón el desorden de ideas, pero quería expresarme…

Feliz navidad y feliz año para todos.

10 comentarios:

  1. Como Decimos en Colombia, A Papaya puesta, Papaya partida, aunque se encuentre uno en Australia.

    Pero Pa'Lante que Pa'lante es paya.

    ResponderEliminar
  2. hola, parece serr que en todas partes se cuecen habas, pero bueno una esperiencia mas querido amigo, te deseo igualmente un feliz año y que sigas igual de juicioso con el mandarin.

    ResponderEliminar
  3. Hermanito, que buenos sus relatos y más los últimos parrafos de este capítulo, esas son las ideas que todo el mundo sabe pero nadie pone en práctica y de las q ue uno se da cuenta q son ciertas cuando le toca vivir cosas diferentes a las que vive todos los santos dias. Feliz año.

    ResponderEliminar
  4. Feliz Navidad y mejores cosas para el proximo anho..! consejo: si quiere aprender Ingles, alejese de todo el que le hable en Espanhol...recuerde cual fue la meta que se fijo hace un anho en un bar: aprender Ingles, no gastarse 30 millones en un paseo al otro lado del mundo...eso lo podra hacer cuando logre hablar bien en Ingles.
    Lukas.

    ResponderEliminar
  5. Lamento el robo de las bicis, en todas partes hay choros, pero seguro conseguirán otras o descubrirán qué les conviene. Gracias por las ideas positivas, hoy aprendí algo con entrar a leer este blog. Happy New Year!

    ResponderEliminar
  6. Luis Eduardo igualmente le deseo un feliz año, me parecio muy interesante su historia pero tengo una inquietud, por q su profesor Fernando Cvitanic decia q el q le cae bien a todo el mundo esta condenado al fracaso???

    Si podes responder mi pregunta te lo agradeceria, la verdad no comprendo el por q y siempre habia pensado lo contrario.

    ResponderEliminar
  7. Para anonimo, bueno en realidad uno no puede decirle SI a todo el mundo. Hay que aprender a decir NO. Esa frase la escuchamos en una clase de liderazgo. A veces es bueno tener alguien a quien uno no le caiga muy bien, pues si todos sus amigos o gente cercana piensan que usted es rebuena gente, que nunca le dice que no a nadie, que siempre esta dispuesto a ayudar.. , mas de una de aprovechara de eso.

    ResponderEliminar
  8. Que bonitos los párrafos finales. En estos momentos que me siento derrotada, sus palabras me han hecho sonreir y pensar con optimismo.

    ResponderEliminar
  9. Hermano, como se le ocurre dejar la bici en Oxford St? Eso es tan seguro como Redfern.
    Siempre asegure la bici al marco. Como cuando se salia a la ciclovia.

    ResponderEliminar
  10. Me gustó mucho leer la crónica del compatriota. Me enorgullece ser compatriota de este tipo, honesto, paciente, buena gente y con buen humor (espero que todo lo que relata sea cierto, pues ya saben como funciona todo aquí en Colombia), sin embargo escribe muy bien, y fue muy agradable leerlo. Allez y!!! Go ahead man, never give up!!!

    ResponderEliminar